Carta a mis sobrinos (Letter to my nephews in Spanish)

Puedes aprender mucho leyendo libros, pero hay cosas que solo se aprenden a traves de la experiencia, viviendo, sufriendo y disfrutando de la vida.

Hace un año y medio, yo estaba viajando en avión y atravesamos una turbulencia muy mala. Me preocupó que si el avión se estrellaba, muchas de las lecciones que he aprendido en la vida acabarían en el fondo del océano. Escribí una carta a mis sobrinos para que puedan leerla cuando sean mayores. Espero que sea de alguna utilidad para ellos.

 

——

Queridos sobrinos,

Estoy escribiendo esta carta en un avión. La razón por la que empecé a escribir esto fue por que me temía que el avión iba a estrellarse, y si pasara eso todas las lecciones que he aprendido en la vida desaparecerían conmigo. Al escribir esto, espero transmitir algunas de las lecciones que he aprendido.

La lección más importante es que la gran mayoría de las cosas de las que os podáis preocupar no os molestarán al día siguiente. Un año más tarde que ni siquiera seréis capaz de recordar vuestras preocupaciones si lo intentáis. Cuando envejezcáis, no os preocupareis de las notas que habéis sacado. No os preocupareis de los partidos que habréis perdido. No os preocuparéis de lo que han pensado los demas de vosotros. La mayor parte de las cosas de las que os podéis preocupar nunca van a suceder. Incluso si las peores cosas de las que os preocupáis suceden, la vida seguirá. Aprended a disfrutar de cada día, y tratad de disfrutar de ella como si fuera vuestro último día. Me ha tomado mucho tiempo para entender esto, y ojalá lo hubiera entendido antes.

La felicidad no es un destino sino un viaje.  Nunca seréis lo suficientemente inteligentes, lo suficientemente ricos, ni tendréis una novia bastante bonita, o podréis ganar suficientes premios y galardones. Sea lo que sea, siempre hay algo mejor. Disfrutad del viaje de aprender, trabajar y vivir. Si os gusta el viaje, es probable que lograreis mucho más que si os centrais solo en los objetivos.

Si decidís que quereis tener “éxito,” os puedo dar la fórmula del éxito. Sólo hay tres cosas que hay que hacer. En primer lugar, decidir exactamente qué es lo que deseais. En segundo lugar, determinar el precio que tendréis que pagar para conseguir lo que deseáis. Y en tercer lugar, y esto es lo más difícil y lo más importante, hay que pagar el precio. Pocos están  dispuestos a pagar el precio. Es así de simple.

El dinero puede proporcionar seguridad, pero una vez que tienes esa seguridad, más dinero no puede comprar más felicidad.  Si me mostráis a alguien que piensa que el dinero puede comprar la felicidad, te mostraré a alguien que nunca ha sido rico.

Cosas no os harán feliz, pero los recuerdos siempre permanecerán. Sea lo que sea que compréis, muy pronto os acostumbraréis a ello. Objetos os harán feliz por un tiempo breve, pero no os harán feliz para siempre. Las experiencias y los recuerdos pueden haceros feliz para siempre. Ni siquiera puedo recordar la mayoría de los juguetes que he tenido en mi vida, pero sigo pensando de mis tiempos con mi hermano Timoteo y vuestra abuela con felicidad y cariño. Recuerdo como caminaba con Timoteo a la escuela y lo felices que éramos. Recuerdo como abrazaba a vuestra abuela cuando volvía a casa para pasar un fin de semana. Esos recuerdos nunca desaparecerán. Los recuerdos más felices de mis amigos son mis viajes y cenas con ellos, no lo que les he comprado o me compraron. Recordaréis el tiempo que habéis pasado con los amigos y la familia más que ningún juguete, coche o compra que podréis hacer.

Vuestra familia es lo más importante que tenéis en la vida. Los amigos, novios, novias y compañeros de trabajo vienen y van, pero la única cosa con la que siempre se puede contar es con su familia. (Si encontráis a un amigo que siempre está ahí para apoyaros, series muy afortunados. Amigos así existen, pero son raros.) Un día, vosotros tendréis vuestra propia familia. Tenéis que amarla y cuidar de vuestra familia. Vais a entender que al igual que vuestros abuelos mueren, vuestros padres también lo harán. Empeñaros por ser buenos hijos e hijas. Un día, seréis como vuestros padres. Vuestros padres no son perfectos, y vosotros no lo seréis tampoco. Pero podéis ser buenos hijos e hijas, y un día podréis ser buenos padres.

Nunca dejéis de aprender, y estad siempre preparados para enseñaros a vosotros mismos cosas que no sabéis. Las únicas cosas que recordareis son las cosas que os importan. Os olvidareis de todo lo demás. Debéis enseñaros a vosotros mismos y preocuparos por lo que queriés aprender. Nadie puede enseñaros todo lo que necesitáis saber en la escuela o la universidad. También os olvidareis de la mayor parte de lo que estudiaréis, y no pasa nada. Como dijo Jacques Barzun, “La civilización es todo lo que queda después de haber olvidado todo lo que especificamente queriais recordar.”

Os puedo decir cómo ser más inteligente. He conocido a unos pocos genios, y tienen un raro don para pensar más rápido y con más claridad que otras personas. Ellos nacen de esa manera. Pero cuando se habla de la inteligencia, lo que generalmente significa es la curiosidad. Sed siempre curiosos, y os sorprenderéis de lo mucho que se puede aprender.

Nunca viváis la vida de otra persona. Encontrad vuestros dones y las cosas que os dan placer, y desarrollad esos dones. Haced lo que os haga felices y espero que seáis grandes. Tenéis habilidades y dones que nadie va a tener o ver de nuevo. Si eres un hombre de negocios, crea negocios. Si eres un escritor, escribe. Si eres un científico, descubre. Si haces lo que amas y amas lo que haces, tendrás que trabajar muy duro, pero podrás disfrutar todos los días.

Una de las cosas que más me ha influenciado es algo que Steve Jobs dijo una vez:

Cuando creces, la gente te dice que el mundo es como es y tu vida es sólo para vivir tu vida dentro del mundo, tratar de no golpear las paredes demasiado, tratar de tener una vida familiar agradable, divertirte, ahorrar un poco de dinero.

Eso es una vida muy limitada. La vida puede ser mucho más amplia una vez que descubres un hecho simple, y es que todo a tu alrededor que se llama la vida ha sido creada por personas que no son más inteligentes que tú. Y tú puedes cambiarlo, puedes influir en el mundo, puedes construir tus propias cosas que otras personas puedan utilizar. Una vez que entiendas esto, nunca serás igual otra vez.

Y en el momento que entiendas que puedes empujar la vida y sabes si presionas en un lado, algo saldrá por el otro lado, que puedes cambiar el mundo, puedes moldearlo. Eso es quizá lo más importante. Es dejar atrás esta noción errónea de que la vida está ahí y tu tienes que vivir en ella, en vez de abrazarla, cambiarla, mejorarla, y hacer tu marca sobre ella.

Creo que es muy importante, y como sea que lo aprendas, una vez que lo aprendas, querrás cambiar tu vida y hacerla mejor, porque hay muchas cosas en la vida que están mal. Una vez que entiendas esta lección, nunca serás igual otra vez.

Espero que encontrareis lo que amáis y que podáis cambiar el mundo.

La vida está llena de luchas, y muchas cosas malas os va a pasar. Os lo garantizo. La mayoría de mis amigos murieron de SIDA, y vuestro tío Timoteo murió en un accidente de coche y vuestra abuela se suicidó después de sufrir un tumor cerebral muy malo. Estas cosas sucedieron y no se pueden cambiar. Muchas personas sufren grandes tragedias pero viven vidas plenas y llenas de felicidad. Recordad a las personas que amáis. Aceptad que suceden cosas terribles, y tratad de vivir como si cada día es el ultimo que vais a tener con vuestros seres queridos. No hay nada más que puedas hacer.

La mejor manera de evitar la ansiedad, el estrés y la infelicidad es evitar la contradicción interna. No debéis creer que una cosa está bien y hacer lo contrario. Escuchad a vuestras conciencias. Sed buenas personas y vivid de acuerdo con vuestras convicciones. No se puede responder por otras personas, pero siempre se puede responder por sí mismo. Mientras viváis de acuerdo con vuestras creencias más básicas, no tendréis remordimientos. Podréis morir felices sabiendo que cuidasteis a los pobres y necesitados, que amasteis a los que os rodean, y que fallasteis a menudo, pero hicisteis lo mejor que pudisteis. No perderéis una noche de sueño si siempre tratáis de hacer lo mejor que podáis.

Os quiero muchísimo.

 

Un abrazo,

Vuestro tio Jonathan

 

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.